Historias de des-alumnos Dev.F.

Hemos escrito antes que en Dev.F. buscamos que exista la mayor diversidad posible entre sus des-estudiantes. En ese post nuestro enfoque fue en el valor de la variedad de perfiles y disciplinas que se encuentran, conviven y trabajan juntos en Dev.F.

No obstante, otro elemento sumamente importante de la diversidad dentro de Dev.F. que tiene que ver con los resultados y proyectos en los que ahora están trabajando sus des-alumnos que ya han concluido sus programas.

Las y los ex-alumnos de Dev.F. van desde emprendedores, pasando por gente que forma parte de proyectos importantes, hasta desarrolladores que ingresaron a empresas importantes de tecnología. Les queremos platicar algunas de esas historias.

Tendencia a empezar cosas (emprendedores)

En Dev.F. se vive una atmósfera de construir cosas y ello lleva a que muchas y muchos de sus participantes tengan una tendencia hacia emprender y/o iniciar nuevos proyectos. Esta atmósfera también atrae a gente emprendedora que ya se encontraba trabajando en sus empresas o proyectos.

En el primer batch de Dev.F. (B0), Ricardo Martínez estuvo trabajando en un nuevo proyecto llamado Bussi, el cual es un sistema de transporte colectivo bajo demanda (como un Uber de camionetas grandes). Rick y su equipo arrancaron este proyecto para ayudar a personas que se transportan todos los días desde las periferias de la ZMVM hasta el centro de la ciudad, para que así viajen con mayor seguridad y conveniencia en esos trayectos.

Lo más interesante de todo es que varios batches después, Dev.F. es ahora un cliente de Bussi, y así nuestros des-alumnos se pueden transportar por las noches de manera segura y cómoda hasta estaciones del metro cercanas.

Catherine Hernandez fue otra des-alumna del B6 e ingresó al programa Cinta Blanca, donde aprendió las bases de desarrollo front-end y donde además participó en el equipo que le construyó su sitio web a la ONG SkandhaMX. Kath inició Bikin Go, una plataforma para que personas puedan rentar sus bicis a personas que las quieren utilizar y actualmente está trabajando en hacer crecer ese proyecto.

Por otra parte, Dev.F. también atrae a perfiles de emprendedores que ya están llevando a cabo proyectos de empresas muy interesantes. Tal fue el caso de Diego Solórzano, co-fundador de CarrotMX, de Ana Karen Ramírez y Daniela González, co-fundadoras de EpicQueen, de Alejandro Moreno, CEO de TutorOnline, y de Ulises Bacilio, director de Grupo PTM y emprendedor del año CNN-Expansión.

En el lugar y tiempo correctos (proyectos importantes)

Muchos de nuestros des-alumnos están involucrados en proyectos importantes relacionados con emprendimiento e innovación. Tal es el caso de Elizabeth Becerril, quien participa activamente con Startup Weekend como facilitadora y organizadora. También está al frente de Catapulta, el centro de emprendimiento de la Escuela Bancaria y Comercial.

Otros como Raúl Velázquez, alias Mono, están teniendo la oportunidad de trabajar en startups de tecnología que han logrado levantar inversión, como es el caso de Nubleer.

A las grandes ligas de programación (empresas de tecnología)

Una de nuestras historias favoritas de des-alumnos de Dev.F. es la de Alfredo Bejarano, un estudiante de la preparatoria CECyT 9 Juan de Dios Bátiz (IPN) de 17 años que ingresó a la escuela de hackers invitado por sus amigos de la escuela.

Alfredo demostró tener talento y pasión por escribir software y tras unos meses de haber concluido su batch, Dev.F. lo presentó con el equipo de desarrollo de MercadoLibre México, el cual es un servicio que solemos prestar a nuestros des-alumnos para así conectarlos con oportunidades interesantes de trabajo en nuestra red.

Alfredo acabó entrevistando para una posición como desarrollador en MercadoLibre y posteriormente se unió a dicho equipo de desarrollo, donde trabaja actualmente. "Dev.F. me enseñó a no tenerle miedo a los retos", me platicó Alfredo en una entrevista que tuvimos.

De forma similar ocurrió que Pablo Trinidad, el compañero de escuela que invitó a Alfredo a Dev.F. y quien fue des-alumno del Batch 2, conectó con uno de sus mentores en su programa Cinta Roja y así le surgió la oportunidad para obtener un trabajo en Silicon Valley con una empresa fondeada llamada ShoeLovers (formó parte de 500 Startups México). A su temprana edad, Pablo pasó varios meses en el norte de California aumentando sus habilidades como desarrollador de software en una startup de tecnología.

Otra historia que vale la pena platicar es la de Sergio Vega, otro des-alumno del Batch 4 proveniente del Tec CEM. Sergio ingresó recientemente a trabajar a Microsoft en un rol de intermediario entre equipos de ingeniería y equipos de ventas. Sergio me comentó hace poco que Dev.F. "le dio las bases para poder entender mejor el mundo de la tecnología".

Misceláneos (doctorados, científicos, etc.)

Por último, Dev.F. también ha sido un imán para científicos y personas cursando pos-grados y doctorados. En el Batch 6 tuvimos a José Guerrero, quien es neurólogo y en este Batch 7 tenemos a Everardo Barojas, quien está haciendo un doctorado en startups y emprendimiento con la UNAM y la Universidad de Bilbao. De manera similar hemos tenido a físicos, a químicos y a matemáticos. Todos buscando complementar sus habilidades con programación y software.

Esta es la diversidad que caracteriza a Dev.F. y estas son las personas con las cuales probablemente te toparás si decides tomar alguno de nuestros programas. Es lo que hace que la comunidad Dev.F. sea una de las comunidades tecnológicas más vibrantes de todo México. Nos va a encantar que tú también te unas y la hagas ser aún más rica y variada.

¡Aplica YA para el Batch 8 que inicia el lunes 8 de febrero de 2016! :D